de la tierra al cielo

Eché de menos el eclipse total de hoy. Había hecho planes para verlo en Dallas, pero durante la última semana todos los pronósticos del tiempo dijeron que habría nubes en el cielo. Además, había una posibilidad de tormentas eléctricas o incluso un tornado después, y tuve un vuelo esta noche para Pittsburgh. Canceló mis boletos anoche.

En cambio, lo vi aquí en Nevada. Pues, vi solo un eclipse parcial. La primera vez miré un eclipse de sol parcial, fui un estudiante en Berkeley. Había astrónomos y voluntarios en las colinas por encima de la ciudad y miramos por los telescopios. Pero lo más interesante fue cuando mi exnovia (mi novia en esa época) señalo en el suelo. Las imágenes del sol entre las hojas de los arboles no fueron redondas, ¡sino crecientes! La sorpresa para mí en ese día existe en la tierra, no en el cielo.

La segunda vez miré un parcial, fui un profesor en Carnegie Mellon. No recuerdo mucho, principalmente estaba enfocando en las reacciones de mis hijos. Todavía tengo un par de lentes oscuros para ver el sol. Creo que en ese año, decidí agregar “ver un eclipse total” a mi lista de deseos. Ojalá pudiera viajar a ver el total en 2017, pero tuve responsabilidades de trabajo. Siempre trabajé en el verano, con poco tiempo para disfrutar de vida. Incluso en vacaciones, siempre necesitaba revisar el correo electrónico.

La tercera vez fue hoy. En realidad, el cielo en Dallas resultó estar despejado durante el momento de totalidad. Me puse a tierra por demasiado miedo. Pero está bien, no me molesta mucho. Esto me da más tiempo para celebrar dos cumpleaños aquí, para hacer la maleta para un viaje a Iberia, y para hacer los impuestos.

Ya me prometí ver el eclipse total en 2026 y/o 2027. En 2026 la sombra de la Luna se caerá sobre Islandia y España, y en 2026 sobre España y Egipto (y otros lugares). Razón de más para estar viviendo en España para entonces.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *